El barniz más resistente

-
0
En los últimos años, ha habido muchos desastres naturales provocados por terremotos. Los más recientes sucedieron en México y Japón, provocando una gran pérdida de infraestructuras, materiales y, por desgracia, vidas humanas. Con estos sucesos nos planteamos, ¿podemos estar preparados frente a las adversidades naturales?

La respuesta a esta pregunta es sí. Las regiones situadas encima o alrededor de las placas tectónicas han sufrido sus movimientos desde hacer miles de años. Hecho que les ha hecho evolucionar hacia la mejora para prevenir estas catástrofes naturales.

Por este motivo, los nuevos edificios que se están construyendo en estas zonas deben cumplir con una serie de normativas que las certifica ser más resistentes a los seísmos. En Japón estas estructuras aguantan terremotos de hasta 9 puntos en la escala de Richter.

Pero, ¿qué pasa con los edificios antiguos? ¿Deberíamos demolerlos y construir de nuevo? ¿Qué pasaría con los edificios históricos?

El profesor Nemkumar Banthia ha desarrollado en la Universidad de British Columbia una innovadora solución antisísmica. Se trata de un barniz sismo resistente para edificios. Este producto genera una malla reforzada con la que el cemento se dobla en lugar de quebrarse. Dando lugar a una adaptación de estos materiales a los fuertes movimientos. Hasta la fecha, las pruebas son de lo más alentadoras. Ya que la mezcla dio muestras de resistencia en una simulación de un terremoto.

Para ofrecer este grado de protección, el material utiliza fibras basadas en polímeros, cenizas volantes y otros aditivos industriales. De hecho, el 70% de este material se basa en las mencionadas cenizas volantes, es decir, un subproducto de la combustión del carbón en las centrales térmicas. A consecuencia, la contaminación se disminuye, ya que la cantidad de cemento que se utiliza se reduce y como consecuente se reduce la emisión de CO2 en la atmosfera. Es por eso, que este tipo de barniz es llamado EDCC (Comosite Cementoso Dúctil Respetuoso con el Medio Ambiente).

Además, para aumentar la resistencia de los edificios a los seísmos, se pueden emplear varias técnicas. Como añadir muros estructurales de hormigón armado, barras diagonales, muretes laterales en los pilares o reforzar los pilares con presillas de acero.

Algo muy importante, es la conexión de las vigas con los pilares, para que con el movimiento no se separen y no se derrumben las plantas. Todo esto es mucho más sencillo, como se ha comentado anteriormente, en los edificios de nueva construcción. Pero para los edificios que ya existen, habría que llevar a cabo un análisis detallado para comprobar qué resistencia sísmica tienen sus estructuras.

Para solventar esta inquietud se creó el barniz EDCC, que ya se está integrando en medidas retroactivas de protección antisísmica para edificios de la universidad de British Columbia. Se considera que pronto este material se desempeñará un papel en el refuerzo de tuberías, pavimentos, plataformas petrolíferas y suelos industriales. Además de construir infraestructuras más eficientes y preparadas para los movimientos sísmicos con los softwares de Autodesk.

Posts

64

Posts/Month

1.8

Group

Administrator

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *