El edificio eterno y olvidado

-
0

singer building

La ciudad que nunca duerme

Todos sabemos que Nueva York es una de las ciudades que mejor obras arquitectónicas concentradas tiene a nivel mundial, hasta el punto que históricamente sea el sitio donde posiblemente se ha construido más. Pese a que tiene muchos competidores, como Tokyo, Abu Dhabi u otras ciudades con rascacielos impresionantes, la ciudad que nunca duerme es sin duda su cuna y donde se inició la arquitectura moderna.

 

El Empire State Building, el Rockefeller Center… todos son puntos importantísimos a destacar pero, posiblemente, haya un edificio que actualmente pasa desapercibido, y a su vez, nunca ha tenido el reconocimiento que se merece por su valiosa e impresionante estructura.

 

El edificio más ‘bohemio’

Se trata del Singer Building, que se construyó en el año 1907 siendo el edificio más alto de Estados Unidos por aquel entonces. Hasta ahí puede parecer todo normal. A principios del siglo XX, nos encontrábamos en plena ‘construcción’ urbana en las grandes ciudades y Nueva York fue la primera en ello, rompiendo con todos los estándares de la época con su arquitectura moderna y demoledora, construyendo un edificio con una altura jamás vista.

Dicho edificio vivió sus años de gloria, en que fue un gran atractivo para la ciudad, pero más tarde fueron construyéndose nuevos edificios y debido a los cambios de dueño y propietarios (traspasos, negocios…), el edificio se fue olvidando y transfiriendo su prestigio a otras construcciones como el Rockefeller Center.

 

Sin ‘premio’ merecido

Aún así, tuvo una importancia muy grande, hasta el punto que incluso se intentó llevar allí la Bolsa de Nueva York, lo cual finalmente se acabó denegando. Es por eso que, por unas razones u otras, a aquel bonito edificio ni siquiera se le reconoció el título de ser un monumento histórico, hecho que contribuyó más al olvido.

Además, y por desgracia, sufrió un incendio. Posteriormente, el Singer Building se fue quedando incluso demasiado grande para la utilidad que se le daba, algo que a los propietarios no les salía rentable. Finalmente, acabó pasando al olvido por completo.

 

Un único y decepcionante reconocimiento

Fue en 1967 cuando se decidió tirar abajo el edificio, convirtiéndose en el primer edificio más alto que se tiraba mediante una demolición controlada, la cual en ningún caso provocaba daños a la estructuras cercanas.

Lo más triste es que a día de hoy, el Singer Building únicamente tiene esta especie de ‘reconocimiento’, pero no se le recuerda por la importancia arquitectónica que tuvo en su época, que debería perdurar en la historia.

Posts

12

Posts/Month

0.4

Group

Administrator

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *