El inflable que controla el espacio

-
0

La presencia de un hinchable en el espacio nos parece impensable, ya que sin duda desafía todas las leyes de la física y los conocimientos que, sobre el espacio exterior, nos han revelado hasta ahora. La siguiente historia es, por ello, sorprendente y no dejará a nadie indiferente.

Un “globo” en el espacio

Se trata de un hinchable que realiza tareas de investigación sobre el espacio y los principales secretos que la humanidad no cesa en su intento por descubrir. Este inflable recibe el nombre de BEAM (Bigelow Expandable Activity Module), bautizado por el Module Aerospace.

Extensa preparación

Su desarrollo no fue nada sencillo: su diseño, planteamiento y ejecución requirieron de una ingeniería aeroespacial muy compleja, que acarreó serios problemas y complicó el proyecto. Finalmente, se desarrolló en diversas fases. Primero había que insuflar aire en las cámaras que conforman sus paredes y, cuando éstas alcanzasen la forma final, presurizar el interior.

Su estructura es todo un desafío en comparación con cualquier material que pueda resistir las extremas condiciones del espacio exterior. El hinchable no solo tiene poco peso, sino que a su vez tiene poco volumen, frente a otros módulos que se han lanzado previamente.

Consecuencias paralelas

Otro peligro evidente es la radiación de la esfera solar, que choca constantemente contra el material de la ‘nave’, así como los daños que los efectos de ésta y los fenómenos del espacio pueden provocar en dicho inflable.

Por ello, se controlarán los movimientos y todo aquello que se registre en el inflable, una serie de sensores medirán el comportamiento del módulo ante todo tipo de amenazas. Y tras dos años recabando datos, el brazo robot de la estación lo lanzará al espacio, para que se desintegre en su reentrada a la atmósfera. Aunque dada su dimensión podría caber perfectamente una persona, la estructura no garantiza la integridad de un ser humano en el tiempo mínimo que permanecería éste en su interior.

Cabe decir también que, a día de hoy, la NASA no ha considerado el proyecto y no lo ha subvencionado. Eso sí, ha opinado y aportado conocimientos relacionados con algunos aspectos en la elaboración y conservación de la nave.

BEAM-02

Posts

28

Posts/Month

0.9

Group

Administrator

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *