Diseñado por y para mujeres: Eliminando el temor a las pruebas de detección de cáncer de mama

-
0
0

Estudio tras estudio ha demostrado que la detección temprana del cáncer de mama puede mejorar drásticamente las posibilidades de curación y supervivencia. “se ha demostrado que la mamografía reduce la mortalidad en un 20 por ciento”, declara Claire Goodliffe, directora de comercialización para la salud de la mujer en GE Healthcare.

mamografía-AutodeskJournal
Las máquinas de mamografía estuvieron disponibles en la década de 1960, lo que permitió a los médicos ver el tejido mamario con mayor detalle.

Pero otras estadísticas menos prometedoras atormentan a Goodliffe: hasta el 40 por ciento de las mujeres en Europa y el 30 por ciento en EE.UU evitan el examen. “tienen miedo“, dice Goodliffe. “temen al examen, temen el dolor que puedan sentir y temen los resultados. Temen tener cáncer”.

Es por eso que Goodliffe y sus compañeras en el campus de GE Healthcare, se embarcaron en una misión para diseñar una máquina de mamografía que no asustara a la gente. “Mi filosofía de diseño es mezclar la ciencia con la empatía”, precisa la diseñadora industrial Aurelie Boudier, quien se unió a Goodliffe en el proyecto. “Queríamos construir una máquina que cambiara la percepción subjetiva de la mamografía y le hablara a la mujer para que se sintiera segura” añade Goodliffe: “Queríamos humanizar el examen“.

AutodeskJournal-mamografía
Laura hernandez (izq.), Claire Goodliffe (centro) y Aurelie Boundier (der.) ayudan a desarrollar a GE Healthcare un nuevo scanner para las mamografias- “esto es ingenieria hecha por mujeres para las mujeres”. – Cortesía de GE Healthcare.

El proyecto fue inusual porque, al igual que Goodliffe y Boudier, muchos de los ingenieros, diseñadores y gerentes involucrados en la construcción y fabricación de la máquina eran mujeres. “Queríamos poner a la mujer en el corazón del proyecto”, dice Laura Hernández, gerente de producto global del Senographe Pristina, como es llamada la máquina. “Esto es ingeniería por y para las mujeres”.

La mamografía ha existido desde la década de 1960, cuando los ingenieros franceses Jean Bens y Emile Gabbay desarrollaron una máquina de rayos X dedicada al pecho con un tubo de rayos X especial, que emitía radiación de baja energía y permitía a los médicos ver el tejido mamario con mayor detalle. Llamaron a su máquina el Senographe y la lanzaron al mercado en 1966. GE Healthcare, que adquirió la compañía de Bens y Gabbay en 1987, ha fabricado sistemas de mamografía desde entonces.

Pero unas tres décadas más tarde, Goodliffe y sus compañeros sintieron que la mamografía necesitaba algo más que una actualización tecnológica para romper las barreras emocionales que impedían que las mujeres se hicieran mamografías.

Izquierda: la primera máquina de mamografía del mundo fue desarrollada por Jean Bens y Emile Gabbay en la década de 1960. Derecha: Pristina, el nuevo escáner de mamografía de GE. Cortesía de GE Healthcare.
Izquierda: la primera máquina de mamografía del mundo fue desarrollada por Jean Bens y Emile Gabbay en la década de 1960. Derecha: Pristina, el nuevo escáner de mamografía de GE. Cortesía de GE Healthcare.

Comenzaron reuniendo información de más de 1,200 médicos, técnicos y pacientes y 25 clínicas. Un problema recurrente fue la incomodidad ligada al diseño de los sistemas de detección. Durante el examen, las mujeres colocan sus senos en una plataforma del tamaño de una computadora portátil llamada bucky, estiran los brazos y se sostienen sujetando las manijas ubicadas en el cuerpo de la máquina. Las máquinas más antiguas suelen tener arcos metálicos angulares que pueden sentirse fríos y dolorosos. “Mi reacción (durante un examen) es que quiero dar un paso atrás”, afirma Hernández, haciéndose eco de muchos de los pacientes que el equipo estudió.

Los médicos, por otro lado, querían deshacerse de las manijas porque agarrarlas hacía que los pacientes flexionaran sus músculos pectorales y se tensasen durante el examen. “Querían que las mujeres se relajaran“, dice Boudier.

Ella tomó los resultados de la encuesta y comenzó a construir una maqueta de una máquina nueva en el laboratorio de diseño de Buc. Fanny Patoureaux del equipo de ingeniería dio vida al diseño de Boudier, encajando dentro de la elegante tecnología de imagen avanzada del cuerpo de la máquina que permite a los doctores ver los senos en cortes 2D y 3D y “leerlo como un libro”.

Autodesk-Journal-mamografía
La planta de fabricación en GE Healthcare en Buc, Francia. El equipo de producción dirigido por Beatrice Martin pudo reducir el tiempo de montaje a la mitad. Cortesía de GE Healthcare.

Una aplicación incluso los ayuda a construir un “Vista sintética” del seno dentro de un ordenador y luego usar algoritmos de aprendizaje profundo para ayudar a los médicos a identificar áreas sospechosas. “Necesitábamos combinar toda esta alta tecnología con características de diseño que transmiten beneficios emocionales”, precisa Patoureaux.

Fue un desafío, admite, pero trabajar estrechamente con Boudier permitió que el equipo “amortiguara la ansiedad durante un examen de mamografía, con la experiencia de las mujeres, al mismo tiempo que proporciona una imagen de calidad para diagnósticos más precisos”.

Otra consideración clave fue la fabricación, ya que el diseño también tenía que ser fácil de producir. “Estuvimos involucrados muy temprano en el proceso”, dice Beatrice Martin, quien ahora dirige la línea de producción de Pristina en Buc. Aprovechando los principios de “fábrica brillante” de GE, ella y su equipo pudieron reducir el tiempo de montaje a la mitad, en comparación con los sistemas anteriores.

A medida que avanzaban, el equipo invitó a grupos de mujeres a probar los prototipos de Boudier y proporcionar más comentarios. El diseño final tiene un bucky negro delgado con bordes redondeados lisos hechos de un compuesto de fibra de carbono. El material proporciona una superficie cálida “para que las mujeres no se muevan durante el examen”, precisa Hernández. “También hemos diseñado un nuevo control remoto para que las mujeres puedan comprimir sus senos con la ayuda de un técnico, el primero en la industria”.

Boudier también reemplazó las manijas con apoyabrazos y LED que animan a las mujeres a relajarse durante el examen. “Es casi como un spa”, dice Hernández.

Mi filosofía de diseño es mezclar la ciencia con la empatía” – Aurelie Boudier, diseñadora industrial en GE

El pilar principal de la máquina, que contiene la fuente de rayos X, presenta pliegues de plástico superpuestos que simulan un chal. Su forma cóncava permite a los pacientes descansar la cabeza contra ella. “Desde el principio, tuve en cuenta a una mujer que se siente ansiosa y se cubre los hombros para sentirse segura”, declara  Boudier. “Quería expresar ese gesto femenino y mantenerlo como una metáfora de nuestro enfoque de diseño“.

Pristina ya está disponible en la mayor parte del mundo, y algunos clientes, como el Gustave Roussy Cancer Center en París, tienen habitaciones Pristina pintadas de color fucsia en las que se escucha música suave de fondo. El último diseño del escáner ahora también ofrece una opción para que los hospitales oculten gran parte de la estructura de soporte en una pared y la combinen con el entorno.

En diciembre pasado, Goodliffe fue a hacerse su propia mamografía de Pristina en una clínica en el centro de París. “Quería sentir lo que otras mujeres estaban pasando”, dice. Cuando llegó a la cita con su hija pequeña, la niña quería saber por qué su madre estaba tan interesada en la máquina. “Bueno, ya sabes lo que hago”, dijo Goodliffe. “Ayudo a las mujeres a cuidar a sus cenos”.

 

Posts

114

Posts/Month

4.8

Group

Administrator

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *