El arquitecto Sou Fujimoto tiene ideas radicales para espacios comunes familiares

-
0
0

La destrucción causada en Ishinomaki por el gran terremoto y Tsunami del este de Japón en 2011 dañó irremediablemente el centro cultural de la ciudad. Y para su reconstrucción la ciudad de Ishinomaki quería crear un punto de referencia que combinara estas dos instalaciones en un nuevo y único complejo, que sería como una ciudad en sí misma, sirviendo a la comunidad.

Sou Fujimoto-Autodesk-Journal
La arquitectura se encuentra con el aire libre en la torre de viviendas L’arbre Blanc de Sou Fujimoto, en construcción en Montpeller, Francia. Cortesía SFA + NLA + OXO + RSI.

En 2016 las propuestas de diseño se proyectaron en un proceso que incluyó pujas públicas con la participación de muchos profesionales locales. Al final, Sou Fujimoto, un líder entre la próxima generación de arquitectos de Japón, fue seleccionado por su diseño innovador.

El sitio planificado, que parte del centro de la ciudad, está rodeado de áreas residenciales y un pintoresco paisaje montañoso. “Quería crear un nuevo paisaje para Ishinomaki que la gente encontrara familiar tanto de cerca como de lejos”, dice Fujimoto.

Trabajando en proyectos en todo el mundo desde sus estudios en Tokio y París, Fujimoto busca formas estructurales que sean sencillas y de naturaleza sutil, pero claramente de otro mundo y lúdicas. Ha diseñado todo, desde paradas de autobús, baños públicos, casas particulares hasta instalaciones universitarias y edificios de oficinas.

La visión de Fujimoto para el nuevo Centro Cultural de la Ciudad de Ishinomaki requiere una estructura única que evoque la sensación de un grupo de edificios. Cortesía de SFA.
La visión de Fujimoto para el nuevo Centro Cultural de la Ciudad de Ishinomaki requiere una estructura única que evoque la sensación de un grupo de edificios. Cortesía de SFA.

Las obras recientes incluyen el Musashino Art University Museum and Library construido en 2010 y la instalación Serpentine Pavilion 2013 en los Jardines de Kensington en Londres. Los ganadores anteriores de la comisión incluyen Frank Gehry y Zaha Hadid.

Pero entre sus proyectos que han resonado en el mundo de la arquitectura, se destacan sus planes para el Complejo Cultural Ishinomaki. La construcción comenzará en el otoño de 2018 y está programada para completarse en la primavera de 2021.

Reconstruyendo recuerdos

El Centro de Complejos Culturales Ishinomaki presentó desafíos particulares de diseño. Uno de los requisitos era incluir un teatro, por lo que se debía construir una “torre voladora” (un espacio vertical abierto sobre el escenario) para almacenar luces, cortinas y otros equipos para las actuaciones.

“Dado que la torre debe de ser de cierta altura, inevitablemente adquiere una forma única”, explica Fujimoto. “¿Cómo podría suavizar su forma imponente y convertirla en un edificio querido para la gente de la ciudad?”. Esta fue la inspiración para el concepto de Fujimoto, en el cual el complejo cívico se asemejaría a una serie de edificios en una ciudad animada.

Pídale a un niño que dibuje una casa y casi invariablemente dibujará una caja con un triángulo en la parte superior para indicar el techo: esta forma podría considerarse un símbolo universal para una casa.

La forma prototípica de “casa” se puede ver en muchos de los planos arquitectónicos de Fujimoto, pero dentro de esta imagen familiar, sus diseños juegan con la forma y el estilo.

Sou-Fujimoto-Ishinomaki-City-Cultural-Center-Drawings-Autodesk-Journal
Los dibujos de Fujimoto para el nuevo Centro Cultural de la Ciudad de Ishinomaki se basan en formas familiares de “casa”. Cortesía de SFA.

Los “edificios” de la “ciudad” que compone el plan de Fujimoto para el Centro Cultural Ishinomaki son en realidad una sola estructura conectada con techos de diferentes alturas.

El espacio con el techo más alto se eleva a unos impresionantes 25 metros (82 pies). “Los ‘edificios’ individuales son bastante simples”, comenta Fujimoto. “Pensé que si tomamos estas formas básicas ya grabadas en los recuerdos de las personas y las combinamos, podríamos crear un lugar familiar que podría estar en cualquier parte, pero que en realidad no existe”.

Los diseñadores generalmente envían datos BIM para participar en competiciones internacionales, pero Fujimoto contrató la creación del modelo BIM después de completar su diseño.

Sin embargo para este proyecto, dado que sería difícil integrar con precisión el aire acondicionado y los equipos eléctricos en el diseño de techo triangular, Fujimoto presentó BIM al principio del proceso, llevando a cabo su trabajo de diseño en Autodesk Revit. Ahora, se están haciendo ajustes precisos en cooperación con la consultora de ingeniería Arup.

“Además de la tecnología que tenemos a nuestra disposición, los métodos de diseño probados a lo largo del tiempo, como la construcción de modelos arquitectónicos a mano, son esenciales para nuestro trabajo”, precisa Fujimoto. “Aprovechamos al máximo los métodos físicos y digitales. Construir un modelo a mano nos da una idea que puede probarse en el espacio digital antes de reflejarse en el modelo físico. En el futuro, me gustaría continuar utilizando plenamente este ir y venir entre los mundos digital y físico”.

 Dibujando Naturaleza

En marcado contraste con las formas familiares encontradas en el proyecto Ishinomaki con la torre de viviendas de uso mixto de Fujimoto que se está construyendo en Montpellier, al sur de Francia, es un edificio llamativo con un diseño radical.

Sou-Fujimoto_Larbre-Blanc-Autodesk-Journal
La torre de viviendas “L’arbre Blanc” cuenta con impresionantes terrazas que parecen flotar en el aire. Cortesía SFA + NLA + OXO + RSI.

La torre, llamada “L’arbre Blanc” (El árbol blanco) se encuentra entre los distritos nuevos y antiguos de Montpellier, que incorpora planes para áreas comunes, espacios de oficinas, un restaurante y una galería de arte. Este proyecto también fue el ímpetu para que Fujimoto abriera su estudio en Francia.

Montpellier se encuentra frente al mar Mediterráneo, e incluso en el invierno el clima es lo suficientemente cálido como para disfrutar del almuerzo en una terraza al aire libre. Fujimoto buscó crear un edificio de 17 metros de alto y 17 pisos de altura donde los residentes pudieran disfrutar del estilo de vida al aire libre tradicional de la región en su hogar. En última instancia, creó un diseño atrevido en el que se colocan terrazas largas fuera de cada sala de estar y dormitorio del complejo.

Cada unidad tiene múltiples espacios de vida aparentemente suspendidos en el aire, con terrazas más grandes que alcanzan seis metros (19 pies) de ancho y ocho metros (26 pies) de largo. “Lo que se nos ocurrió fue un edificio único”, dice Fujimoto. “Es como una piña, o una cabeza de brócoli, o algún tipo de árbol: su complejidad orgánica se refleja en nuestro mundo natural.  Completamente diverge de los diseños de bloques y de concreto predominantes en complejos de viviendas hasta ahora”.

El diseño de Fujimoto para el proyecto fue elogiado por el alcalde de Montpellier y los planificadores urbanos. “Al principio, estaban bastante sorprendidos”, dice Fujimoto. “Sin embargo, logré que entendieran cómo este diseño previamente inconcebible conserva el paisaje y las tradiciones de Montpellier mientras allanan el camino para su futuro”. El proyecto está programado para completarse en septiembre de 2018, pero casi todas las unidades ya han sido vendidas.

Este encuentro de naturaleza y arquitectura, entre lo físico y lo digital, lo viejo y lo nuevo, lo que a primera vista parecen ser elementos en oposición son, como dice Fujimoto, “unirnos en una nueva era de fusión en el siglo XXI”.

Autor: KEIKO KUSANO

Posts

121

Posts/Month

4.8

Group

Administrator

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *