The Edge: un ejemplo de construcción tecnológica y sostenible

-
0
1

The Edge es el edificio más inteligente y sostenible construido hasta ahora. Ubicado en Zuidas, el centro de negocios de Ámsterdam, cuenta con 28 mil sensores y produce más energía de la que gasta.

Nos adentramos en The Edge, un sofisticado edificio de oficinas -compartido por la consultora Deloitte y AKD- proyectado por el estudio londinense PLP Architecture. En 2016 fue catalogado como la construcción más ecológica del mundo, de acuerdo a la certificación británica BREEAM que lo calificó con un 98.36%, la puntuación más alta obtenida hasta ahora en sostenibilidad.

The Edge sabe cuánta energía está consumiendo, el número de estacionamientos disponibles o cuándo los baños necesitan limpieza, gracias a que está equipado con más de 28 mil sensores que rastrean el movimiento, los niveles de iluminación, la humedad y la temperatura. Los datos recogidos permiten al edificio responder y utilizar los recursos de manera más eficiente.

The Edge-Sostenibilidad-Autodesk-Journal

 Una nueva forma de trabajar

En The Edge los empleados no tienen puestos asignados. Esto les permite trabajar en cualquier parte del edificio en diferentes niveles de introspección o sociabilidad según lo requieran: hay cabinas de trabajo, salas de concentración, salas de reuniones, escritorios de pie, entre otros lugares destinados a la dispersión de los trabajadores.

Los empleados están conectados al edificio a través de una aplicación móvil, que les ayuda a encontrar plazas de aparcamiento, escritorios libres o localizar a sus colegas. Así también, pueden ajustar la iluminación y la calefacción según sus preferencias. De esta forma las personas eligen el entorno y la atmósfera en la que quieren trabajar, fomentando así la creatividad, las nuevas relaciones, la interacción social y el uso eficiente del espacio.

 

Diseño de ahorro energético

The Edge es completamente sostenible y respetuoso con el medio ambiente. Paneles solares de última generación están instalados en la pared sur y en el techo del edificio, que convierten la luz solar en energía, permitiendo la producción de más electricidad de la que necesita para funcionar. Para hacerlo posible, la mayor parte de la iluminación artificial de esta construcción se basa en paneles LED, que además aprovechan el mismo cableado para transportar tanto energía eléctrica como Internet.

Para maximizar el uso de la luz, el edificio destaca por un gran atrio construido íntegramente de cristal, con paneles que se mueven de forma inteligente a modo de espejos, para reflejar hacia el interior la mayor cantidad de luz posible (incluso cuando el día está nublado), a la vez que crean un ambiente cálido en invierno y fresco en verano al contar con un sistema de ventilación que aprovecha las distintas corrientes naturales de aire.

Por otro lado, el agua utilizada para la calefacción y refrigeración se canaliza hacia y desde un acuífero que se encuentra a más de 122 metros de profundidad del edificio, a través de un sistema de almacenamiento de energía térmica específicamente desarrollado para The Edge.

Cabe destacar, además, que parte del agua lluvia se reutiliza para el riego de las terrazas y de otras áreas verdes, y se emplea también en inodoros y en la calefacción.

Luego de conocer los detalles del funcionamiento de este edificio, no quedan dudas de que The Edge marcará la pauta en el diseño de construcciones sostenibles, donde la innovación y la tecnología se establecerán como herramientas para los arquitectos en el diseño de futuras edificaciones.

Posts

128

Posts/Month

4.9

Group

Administrator

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *