Las ciudades de todo el mundo están pobladas de edificios a los que rinden un culto especial. El cambio y la innovación en el diseño arquitectónico avanzan a gran velocidad y con la era digital parece no existir límite tecnológico para su diseño y construcción.

En la mayoría de ocasiones, cuando pensamos en los símbolos distintivos de una ciudad, nos vienen a la cabeza edificios o estructuras arquitectónicas con una finalidad de culto religioso, de funcionalidad política o bien de ocio o cultura. Estas construcciones representan iconos identitarios de un país y son las que dan personalidad y reflejan los signos culturales de un territorio.

El arquitecto Charles Jencks escribe acerca de cuándo un edificio se puede considerar un icono: “Por un lado, para que un edificio se convierta en icono arquitectónico, requiere una imagen de nuevo cuño rebosante de elementos y estar provista de un porte ostensiblemente elevado, destacando del entorno urbano. Por otro lado, para que evoque una imagen de consistencia, debe, de alguna manera, por improbable que parezca, contener reminiscencias de metáforas significativas y ser un símbolo que encaje con el culto ortodoxo, lo que constituye una dura tarea en una sociedad secular.”

Según esta definición, un edificio se convierte en icono en una ciudad no solo por su espectacularidad e innovación en su diseño, sino también cuando tiene un significado cultural para la ciudad y, por lo tanto, cuando se integra en su historia, creencias o actividad.

Algunos ejemplos claros de ello son los siguientes:

Empire State. Nueva York, EEUU

Su nombre deriva del apodo del Estado de Nueva York. Fue el edificio más alto del mundo durante cuarenta años y se ha convertido en uno de los edificios más significativos de la ciudad.

Mezquita Azul. Estambul, Turquía

Es posiblemente la mezquita más famosa y visitada de Estambul. Bella, de proporciones armoniosas, y la única en Turquía que cuenta con seis minaretes, lo que la hace destacar sobre todas las demás. Se trata de un lugar de culto y un símbolo muy importante para la ciudad.

Opera de Sydney. Sydney, Australia

Se trata del hito arquitectónico por excelencia de la arquitectura australiana. Diseñado por el arquitecto danés Jørn Utzon e inaugurado en 1973 por su majestad la reina Isabel II, en su papel de reina de Australia.

En el edificio se realizan obras de teatroballetópera o producciones musicales. Es uno de los centros de ocio más importantes de Australia por su majestuosidad y su diseño único.

Templo del pabellón de oro. Kioto, Japón

El templo Kinkaku-ji es uno de los más célebres de la ciudad y tiene un gran significado para el budismo japonés. El elemento diferenciador que hace espectacular este edificio respecto a los demás es que sus paredes exteriores están forradas de pan de oro.

En los mismos jardines del templo nos encontramos con un imponente estanque, el Espejo de Agua, lleno de islas, piedras y pinos que representan varios elementos del budismo. Además, dentro del mismo templo se guardan las reliquias de Buda.

La búsqueda de la originalidad y la funcionalidad

Existe entre los arquitectos de la élite una búsqueda incesante de la originalidad, muchas veces extravagante y azarosa, para mantener una notoriedad en los medios que refuerce un sello personal o una manera de hacer autorreferencial. Pero muchas veces se antepone la estética a la funcionalidad de estas construcciones.

Con la era digital y las nuevas herramientas de diseño que existen se demanda a los arquitectos que integren tanto el diseño estético de un edificio como su eficiencia y funcionalidad.

Con la AEC Collection, Revit y el paquete BIM 360 de Autodesk el diseño arquitectónico puede integrar todos estos parámetros, ya que permite analizar el proyecto de forma detallada, conocer su eficiencia y evitar problemas de diseño que acarren gastos una vez construido el activo.

Contacta a nuestros especialistas y ellos te dirán qué solución se adapta más al proyecto que quieres llevar a cabo.