La energía solar pasiva es lo último en diseño ecológico inteligente. Se trata de un tipo de construcción que utiliza el propio edificio para utilizar la luz del sol como recurso natural. Estas construcciones recolectan y distribuyen la energía, pero a diferencia de las formas tradicionales de generarla, no necesitan medios mecánicos.

Las utilidades que puede tener la energía solar son diversas. Puede proveer electricidad, calor, iluminación, etc. Como mostraremos a continuación, las variables más importantes de estas arquitecturas pasan a ser la ubicación, el estilo de la construcción, y cómo han sido diseñadas. Esto se debe a que la cantidad de radiación varía según la latitud, duración del día y claridad del cielo.

Uno de los principales beneficios de utilizar este tipo de energía es que aprovecha la luz solar y la convierte en energía. La misma estructura maximiza y potencia este recurso para la calefacción o refrigeración del hogar de la forma más ecológica posible. Gracias a esto, se ahorra dinero en gastos de electricidad y se ven limitados a los costes de mantenimiento, en algunos casos.

¿Cómo se puede lograr un diseño solar pasivo?

Para diseñar un edificio de estas características, hay varios factores a tener en cuenta:

  • La ubicación. Como el diseño con energía solar pasiva se basa en el uso de energía ya existente, uno de los factores principales a tener en cuenta es la localización de la construcción. Para que este método funcione, es necesario que la absorción de la luz sea lo más óptima posible.
  • El diseño. El diseño, como ya hemos mencionado anteriormente, es muy importante a la hora de implementar la energía solar pasiva en una construcción. Se ha de tener en cuenta que el sol no emite radiación en el lado norte de forma directa, por lo que se ha de plantear una solución a ello.
  • Los materiales y sistemas. Para que la edificación sea capaz de consumir más energía, los materiales deben estar situados de forma estratégica, y también deben ser situados de la misma forma. Así mismo, la selección del sistema en el lugar idóneo es importante, ya que hay ciertos edificios que, por su entorno, no deberían implementar sistemas, ya que no obtendrán los resultados buscados.
Imagen de © Onnis Luque

Imagen de © Onnis Luque

La energía solar pasiva aprovecha elementos de la construcción como paredes, suelos, techos, ventanas, etc., para conducir y almacenar la energía proveniente del sol. En lugares óptimos, puede ser capaz de reducir por completo el coste de la calefacción o del aire acondicionado.

Con la AEC CollectionRevit y el paquete BIM 360 de Autodesk los arquitectos, diseñadores e ingenieros pueden analizar su proyecto y explorar alternativas para estos tipos de diseño.

Contacta a nuestros especialistas y ellos te dirán qué solución se adapta más al proyecto que quieres llevar a cabo.