Los padres pasan 18 años -o más en muchas ocasiones- intentando crear un lugar seguro, cómodo y a medida de la familia. Pero que los hijos dejen el hogar de los padres cuando se hacen adultos es ley de vida. Tu perspectiva sobre los espacios que ocupan tu hogar cambian.

¿Qué se debe hacer cuando los hijos dejan el nido y los padres vuelven a vivir a la vida en pareja?

Este fue el planteamiento de una pareja madrileña. Vivían en un piso de 150 m2 y se cambiaron a uno de 70 m2 cuando el hijo de la pareja dejó el hogar. ¿Qué buscaban?

Al cambiarse de domicilio querían emplear menos tiempo de mantenimiento del hogar, sin perder la comodidad de un espacio amplio –como en su anterior vivienda- ni tampoco la posibilidad de contar con un escenario que les permitiera alojar a su hijo cuando quisiera quedarse en casa.

¿Qué le ofrecieron los profesionales de Enorme estudio?

Les ofrecieron dos grandes muebles-contenedor. Esto les permitía guardar aquellos objetos que no estuvieran siendo utilizados en el momento (como las camas, las mesas, la televisión, el portátil…) y así otorgarles la amplitud visual que deseaban mantener.

Este método permite disfrutar de su casa en tres posiciones:

1ª posición: Los contenedores colocados de tal forma que deja disponibles dos habitaciones.

2ª posición: En este caso la ubicación de las estancias deja el espacio con sola habitación.

3ª posición: No se deja ninguna habitación sino un gran salón de 50 metros cuadrados que puede ser utilizado para reuniones y fiestas.

Los profesionales encargados del proyecto apoyan la idea de su propuesta en el hecho de que no todas las zonas de las casas son utilizadas a la vez. Además del hecho de que los espacios de los hogares no siempre se tienen las mismas necesidades. Por todos estos detalles, los espacios del piso se equipan con utensilios que se contraen o expanden según lo requiera la ocasión. Por ejemplo la mesa del comedor, puede ser para dos personas, pero es expansible para recibir visitas.

La conclusión a la que llegan los profesionales de Enorme estudio es que la clave para que los espacios pequeños dejen de serlo es el orden y establecer las funciones que tiene cada cosa en el hogar.

Los espacios pequeños no tienen por qué ser (tan) pequeños