¿Alguna vez has pensado en cómo se consiguen construir rascacielos cada vez más altos y, a la vez, más delgados? El diseño arquitectónico evoluciona con gran rapidez gracias a las nuevas tecnologías, pero ¿Hasta dónde podrá llegar poniendo al límite las leyes físicas?

La ciudad de Nueva York, durante el siglo XX, se empezó a expandir hacia arriba con grandes edificios que denominaron rascacielos. Este tipo de construcciones proliferaron de tal forma por la ciudad que Nueva York adoptó el sobrenombre de “La ciudad de los rascacielos” y, con el tiempo, el fenómeno se extendió por todo el mundo.

Desde hace un par de décadas, precisamente en Nueva York, empezó una nueva tendencia arquitectónica que intenta responder a una creciente demanda de apartamentos en las mejores zonas de la ciudad y con buenas vistas.

Esta tendencia la llaman la revolución de la delgadez. Se trata de la proliferación de rascacielos “super slender”, torres residenciales de gran altura, extradelgadas y ultralujosas que están emergiendo en la ciudad de Nueva York.

Se contempla que el año 2021 la ciudad contará con una veintena de estas construcciones. Concretamente, la Billionaires Row o calle de los milmillonarios, ubicada en el extremo sur de Central Park, es la perfecta ejemplificación de esta moda, ya que alberga la mayoría de este tipo de edificaciones.

Causas económicas de su aparición

Este tipo de edificaciones surgieron por causa de las complejas leyes de zonificación de la ciudad. Estas leyes restringen la cantidad de suelo que se puede construir dentro de un área, pero una laguna regulatoria permite la transferencia de los “derechos aéreos” de una parcela a otra.

Por esta razón, grandes inversores inmobiliarios vieron la oportunidad de aprovechar los avances tecnológicos en el diseño arquitectónico para crear torres con una gran altura y que ocuparan la parcela más pequeña de terreno posible. Este tipo de edificaciones usan tecnología aeronáutica en su construcción y suponen grandes obras de la construcción contemporánea.

¿Cómo es posible crear edificios tan delgados?

Para construir rascacielos “super slenders” hay que poner las técnicas de diseño arquitectónico al límite.

A partir de cierta delgadez, el peso del edificio deja de tener importancia para calcula su estructura y pasa a tener un papel muy importante el empuje horizontal, es decir, el viento. Los estudios de arquitectura calculan los sistemas estructurales para resistir esos empujes horizontales y utilizan herramientas de ingeniería aeroespacial para resolverlos.

Gracias al avance de los programas informáticos de diseño arquitectónico se ha conseguido calcular con exactitud estos parámetros y conseguir crear estas obras de ingeniería. Con el software de Autodesk podrás poner tu imaginación al límite y llevar a cabo todos aquellos proyectos que tienes en mente. Infórmate aquí de cuáles son las herramientas más adecuadas para ti y no dejes atrás posibles oportunidades.