Todos sabemos que las hortalizas son uno de los alimentos más beneficiosos y saludables para el cuerpo humano que, en la gran mayoría de ocasiones, están presentes en todas las dietas gastronómicas. Pero… ¿cómo os quedaríais, si os dijeran que las verduras pueden convertirse en material para la construcción de edificios? ¡Os lo descubrimos!

Este hecho que parece ficticio, en verdad no lo es. Es mas, ha sido descubierto por la Universidad de Lancaster que a través de una investigación ha determinado que las fibras extraídas de las hortalizas pueden reforzar las mezclas del hormigón y, en consecuencia, conseguir que la estructura de los edificios sea más sólida y resistente.

Probado empíricamente

Lo más curioso de todo es que, según estas investigaciones, los materiales vegetales son más resistentes que los propios aditivos de cemento como el grafeno, el cual, históricamente, ha sido un pilar fundamental en la construcción y los planos de la arquitectura para realizar edificios y monumentos. En Autodesk, te explicamos algunos ejemplos con los que puedas tener una idea sobre la construcción y proyectos de diferentes edificios en casos reales.

A pesar de que se hayan demostrado los hechos empíricamente, lo cierto es que, como en todas las investigaciones, debe pasar un periodo de prueba para verificar y hacer oficiales los resultados. En consecuencia, es probable que tarden en implementarse estas nuevas y sorprendentes técnicas, las cuales sin duda no dejarán indiferente a nadie.

Mejoras para la sociedad

Más allá de los aspectos subjetivos de los profesionales que valoran esta técnica, habrá que esperar una serie de pruebas ya programadas, para comprobar y demostrar que su efectividad es real y, sobre todo, si es fiable a largo plazo para la estructura.

Otro factor que le suma importancia al proyecto es el aspecto medioambiental. Ciertamente, estas nuevas técnicas aportarían un beneficio para el medio ambiente, ya que supondrían muchas menos emisiones de CO2 respecto el cemento tradicional y los compuestos que lo forman. A su vez, significaría una mejora muy amplia para el sector de la construcción siempre muy criticado por su escaso compromiso con el medio ambiente.