Ampliar la funcionalidad de edificios que ahora podían considerarse vintage remodelando y modernizando sus instalaciones es, actualmente, una tendencia al alza. Los sectores de la arquitectura y la construcción están viendo como las antiguas construcciones precisan adaptarse a las necesidades del momento para así sacarles provecho. Un ejemplo de ello, es el proyecto que la compañía Ballieres Martínez Flamarique (BMF) está llevando a cabo en la plaza de toros de Vista Alegre de Bilbao.

 

La empresa vasco-mexicana ha presentado un novedoso plan de remodelación de la plaza taurina de Vista Alegre de la capital vizcaína con el objetivo de convertirla en un centro cultural y social cuando no haya festejos taurinos. Dicha regeneración busca, paralelamente, la modernización del recinto, que pasará a denominarse BIVA (por Bilbao y Vista Alegre); y también el impulso de las corridas.

BMF invertirá unos tres millones de euros que se emplearán para reformar los espacios interiores (pasillos, escaleras, servicios, bares…), cambiar la actual iluminación por dispositivos LED, sanear el edificio y llevar a cabo la impermeabilización de las superficies expuestas, ya que es un recinto con más de 50 años de vida. Además, se sustituirán los asientos actuales por otros de máxima calidad, se colocarán pantallas gigantes, se rediseñará el actual museo taurino, se ubicarán diferentes salas para eventos gastronómicos y culturales y se creará una sala de prensa. Y, por último, se instalará una cúpula translúcida de forma geodésica de unos 15 metros de altura que cubrirá el ruedo durante los meses de invierno y primavera. Con esta DOMO se busca disponer de un espacio de 2.000 metros cuadrados con capacidad para eventos de hasta 4.000 espectadores en la pista principal. Por lo que respecta a las zonas de asiento, este espacio contará con un aforo máximo de 14.758 localidades.

Las obras, que durarán unos seis meses, se espera que estén terminadas para junio de 2020 y poder así, celebrar la Zezenfest (fiesta taurina, en euskera). Este festejo supondrá la inauguración de la temporada taurina en el ruedo, temporada que para el 2020 contará con unas quince ferias. Asimismo, la empresa trabajará para contar con actuaciones musicales, obras de teatro, fiestas y diferentes actos con un volumen importante de público, pero inferior al de otras infraestructuras ya existentes en Bilbao. Se prevé que las semanas que no haya actos culturales o eventos dentro del ruedo, se coloque un parque público para que el barrio pueda beneficiarse del espacio.

Por lo que respecta al nombre, conforme a la historia del recinto se jugará con la dualidad, ya que para los festejos taurinos se seguirá denominando Plaza de toros Vista Alegre y para los eventos culturales y sociales se llamará BIVA.

Bilbao contará, a partir del año que viene, con otro aliciente arquitectónico en la ciudad. El Museo Guggenheim es uno de ellos y ahora también la plaza BIVA.