En ocasiones las construcciones más espectaculares no están en la superficie, a la vista de todos. En algunos rincones del mundo encontramos diseños bajo tierra que nada tienen que envidiar a las obras que se encuentran más arriba.

Estaciones de metro, casas particulares, centros de alta tecnología y hasta ciudades subterráneas. Joyas de la arquitectura que, muchas veces, además de un diseño estéticamente sobresaliente, aportan también una gran funcionalidad, una práctica optimización de los recursos y una alineación total con la naturaleza.

A continuación, te desvelamos algunas maravillas arquitectónicas por las que vale la pena ahondar en lo profundo por su gran belleza y originalidad. Se trata de auténticas maravillas cubiertas por arena, suelo, asfalto, rocas o cobijadas por elementos naturales que no nos podemos perder.

Centro de datos Pionen, Estocolmo (Suecia)

Inaugurado en 2008, este proveedor de servicios de Internet ubicado bajo un parque, el Parque Bergen Vita, es todo lo contrario a una guarida secreta. Antiguo refugio nuclear, ahora reconvertido en unas instalaciones que mezclan los toques retro con el diseño futurista, muy cómodas para trabajar y con un gran valor estético.

Casa Cueva de Cederia, Brixeo (España)

Morada semi enterrada, que aprovecha el entorno natural para crear una hogar acogedor y resguardado de las inclemencias atmosféricas y las miradas ajenas. La fachada central en la pendiente de una ladera se abre sobre una terraza, quedando los espacios interiores de la casa bajo la loma de la montaña. Un hogar bellísimo y diferente a todos en Galicia, en el que destacan unas grandes cristaleras con el marco de carpintería de madera. Para asegurar y contener el terreno se han construido dos muros de hormigón.

Ciudad de Matmata, Túnez

No se trata de un edificio individual sino de toda una ciudad construida a varios metros de profundidad en el desierto de Túnez. A las moradas se las conoce con el nombre de “Casas Trogloditas” y son sencillas y funcionales, pero al mismo tiempo de una gran belleza. Destacan unos patios comunes con pozos que proporcionan agua y luz a su interior.

 

Estación de metro Formosa Boulevard, Kaohsiung (Taiwán)

Viajar en esta línea de metro es un auténtico placer para la vista por su alucinante cúpula de luz (es la estructura de cristal más grande del mundo en la actualidad) compuesta de 4.500 paneles de vidrio. El arquitecto es italiano, Narciso Quagliata, y se asemeja más a una resplandeciente catedral que a un medio de transporte.

Ciudad subterrània, Kariz (Irán)

No es una obra nueva sino una construcción de hace unos 2.500 años en lo que hoy día es la Ciudad de Kish, en la isla iraní homónima. Es un complejo e inmenso entramado de túneles que posiblemente en sus origen fue un acueducto. En la actualidad esta ciudad bajo tierra sigue sorprendiendo a sus observadores por su belleza y perfección técnica.

Maravillas bajo tierra, obras de diseño imposible, a veces de construcción actual y otras antiquísimas, que sitúan el subsuelo en otra dimensión, dotándolo de una belleza que algunos creen, equivocadamente, que solo puede contemplarse sobre la superficie, a plena luz del día.