El diseño en arquitectura está en evolución constante y las fachadas, la parte visible por excelencia de un edificio, ya sea unifamiliar o plurifamiliar, no cesan de reinventarse y adaptarse a los nuevos gustos, necesidades e incluso valores de la sociedad.

En la actualidad, los diseños de las fachadas de casas y pisos están virando hacia formas mucho más originales que las distinguen y convierten en piezas únicas. Además, los nuevos materiales y acabados de construcción buscan cada vez más la sostenibilidad y la eficacia energética.

Nuevas tendencias en el diseño de las fachadas

Formas mucho más originales

En la forma de las casas se está produciendo una auténtica revolución. La estructura estándar que convertía los diseños arquitectónicos en prácticamente clones, está dando paso a nuevas tendencias de diseño mucho más originales e interesantes, donde tienen cabida incluso formas geométricas complejas e impresionantes.

Combinación de texturas

Junto a las formas, otro de los factores que más está cambiando en las nuevas fachadas de casas y edificios son las texturas de los materiales. Ahora se busca el contraste, por ejemplo mediante la combinación de dos niveles diferentes de acabado de un mismo material o color: uno mate y otro brillante. La tendencia es sacar al exterior una práctica que ya se utiliza desde hace años en el diseño de interiores.

Gusto por la natural

La armonía y máxima alineación entre la fachada y el entorno natural que la rodea es otra de las nuevas tendencias en los nuevos diseños arquitectónicos de exteriores. Para lograrlo se usan materiales como: la madera, la piedra o el ladrillo, a veces al natural y otras decorados.

Se lleva la madera, la piedra y los materiales novedosos

Las tendencias en materiales es una cuestión muy heterogénea. Por un lado, se observa un retorno de los materiales clásicos en las fachadas, como la madera. No es de extrañar porque es un material acogedor y asequible, que aporta un toque diferencial y un estilo vintage muy del gusto actual. En contrapartida, se trata de un material que requiere tratamiento y mantenimiento para evitar que el sol, la lluvia y otras inclemencias meteorológicas la acaben dañando.

Junto a la madera también es tendencia el retorno de la piedra, por ser un material clásico y elegante, muy estético y que proporciona un gran aislamiento, lo que se traduce en ahorro energético, un cuestión cada vez más valorada.

             Imágenes: decoraideas.com

Además de los materiales de siempre tipo madera, piedra y también ladrillos, se están incorporando otros muy novedosos, muchas veces en combinación con los de siempre. Nos referimos a los revestimientos de cerámica, metales, vidrios y hasta plásticos. Se trata de materiales perfectos para conseguir nuevos aspectos y texturas, además de mejorar el aislamiento térmico y acústico.

Los detalles son cada vez más importantes

En los diseños de fachadas actuales se tienen muy en cuenta los detalles que aportan valor estético y distinción. Un ejemplo muy significativo es la iluminación directa de las paredes buscando resaltar los detalles arquitectónicos, los colores y la combinación de texturas y materiales.

Fachadas ventiladas

Posiblemente la tendencia más importante en diseño y construcción de fachadas es la fachada ventilada, un sistema que tiene una gran aceptación entre los profesionales de la construcción por sus indudables ventajas a nivel de aislamiento térmico y acústico, además de su elevada calidad y grandes posibilidades estéticas.

Una fachada ventilada consta de un muro soporte, compuesto de una capa de aislante,  una capa de revestimiento vinculada al edificio mediante una estructura de anclaje de aluminio y un capa adicional, llamada tempio, entre el aislante y el revestimiento. De esta forma se crea una cámara de aire que activa una ventilación natural de gran eficacia.

Para este tipo de fachadas se pueden usar diversos materiales:

  • Cerámica extrusionada
  • Cerámica sinterizada
  • Fibrocemento
  • Gres Porcelánico
  • Laminados de alta presión (HPL)
  • Piedra natural

Las ventajas de las fachadas ventiladas son muchas: actúan como eficaz aislamiento térmico y acústico, con el consiguiente ahorro energético, el mantenimiento es más fácil, corrigen las imperfecciones estéticas y son más sencillas de limpiar.

En los nuevos diseños de fachada se busca por encima de todo la sostenibilidad. Objetivos como lograr la eficiencia energética de un edificio y usar materiales que respeten la naturaleza y optimicen los recursos son claves en el diseño de las fachadas de nuestras nuevas viviendas y edificios de uso público.