Una respuesta a los problemas desde la tecnología que abarca todo el ciclo de vida de las infraestructuras

La digitalización está transformando los procesos para la elaboración de proyectos de infraestructura, poniendo a disposición de los diseñadores novedosas herramientas que agilizan los procesos para crear, compartir, modificar, integrar, gestionar y entregar la documentación técnica. Son cuatro las tendencias negativas actuales que afectan el futuro de las construcciones para la movilidad y España debe dar una respuesta rápida desde la digitalización.

¿Cuáles son las tendencias actuales en proyectos de Infraestructuras para el Transporte?

Datos sobre BIM en Proy. de Infraestructura
Cortesía de Autodesk

La problemática y sus soluciones en proyectos de Infraestructuras para el Transporte

La realidad actual de las infraestructuras en España y el mundo evidencia graves problemas tanto a nivel físico como en la capacidad de los países para sustituirlas en un mediano plazo. Es necesario asumir los avances tecnológicos que pueden ayudar a mitigar y erradicar las deficiencias con menos recursos, en menor tiempo y con la mejor calidad. Afortunadamente la tecnología y el desarrollo de software aportan diversas soluciones que responden a momentos disruptivos como el actual.

La primera tendencia es el deterioro de las infraestructuras existentes que obliga a las autoridades a establecer planes efectivos que reparen y mantengan eficientemente las ya existentes, pero al mismo tiempo que se construyan nuevos equipamientos. En España el 25% de las infraestructuras para la movilidad levan más de dos décadas en funcionamiento, y se estima que 1 de cada 10kms de carreteras tiene deterioros importantes. El déficit de recursos para su mantenimiento y reparación es 7.500M€ .

¿Cómo combatir el deterioro de infraestructuras desde la digitalización?

Es posible crear para las infraestructuras Gemelos Digitales que son elaborados con tecnologías de captura de información como Drones o Escaneo 3D. El resultado obtenido se transforma en modelos BIM cargados de información y que facilitan la gestión de los activos. La información sobre cronogramas de mantenimiento, anuncio de incidencias, proveedores de equipos o materiales, así como cualquier otro dato se incluyen en el modelo que es accesible y se comparte automáticamente. 

¿Cuáles son las tendencias actuales en proyectos de Infraestructuras para el Transporte?

Modelo BIM de una infraestructura vial
Cortesía de Autodesk

En segundo lugar está el envejecimiento de los profesionales del área de la construcción, implicando que en pocos años captar trabajadores para las empresas AEC será más complicado. Los datos exponen que un 35% de los ingenieros tiene actualmente más de 55 años y otro 20% ya está cercano a la edad de jubilación. ¿Qué deben hacer las empresas para incentivar la incorporación de nuevos talentos en estas áreas?.

¿Qué ofrece la digitalización para captar nuevos profesionales AEC?

Las empresas AEC deben adaptarse a nuevos flujos de trabajo automatizados, donde la formación y actualización constante de los profesionales debe darse día a día. Las compañías de desarrollo de software tienden la mano a sus clientes para establecer planes guiados de migración a la digitalización.

Por otra parte, la industria de la Ingeniería y la Construcción incorpora ahora más que nunca nuevas profesiones que antes poco se relacionaban. La programación es indispensable debido a la necesidad de establecer nuevas y novedosas herramientas en los programas que cambian día a día. También, áreas como la Industria Inmersiva con la RV, RM y RA tienen presencia cada vez mayor.

¿Cuáles son las tendencias actuales en proyectos de Infraestructuras para el Transporte?

Modelo fotorealista en software BIM
Cortesía de Autodesk

La tercera condición es la migración al teletrabajo impulsada por la pandemia de este año. La digitalización para aquellas empresas que no la habían asumido llegó abruptamente y por obligación, acelerando procesos que pudieron tomar varios años en apenas un par de meses. La brecha tecnológica se acrecentó, aquellas personas de mayor edad se tuvieron que enfrentar a nuevos procesos digitalizados y muchos no contaban con las condiciones de software ni de hardware para el desarrollo de proyectos.

¿Los modelos BIM perfeccionan el teletrabajo?

Con BIM es posible diseñar y construir virtualmente los proyectos, facilitando la toma de decisiones al poder prever el avance, garantizando la disminución de los errores, controlar la calidad y, finalmente, disminuir los costos. Para lograrlo sólo se necesita un ordenador, el software e internet, ya que la documentación se centraliza en la nube y se puede organizar, compartir, gestionar y difundir automáticamente. El teletrabajo es ideal para el trabajo BIM.

Por último, como cuarta corriente se encuentran las limitaciones presupuestarias. En España la disminución en la inversión en proyectos de infraestructuras de transporte viene en picada desde el año 2012, y además significan un 50% menos de que lo que se invertía en la década anterior. A pesar de esto, España es el país europeo que más ha invertido entre el año 1995 y 2012, pero los importes actuales no son suficientes para mantener la calidad del stock.

¿Es posible ahorrar tiempo y dinero con las Infraestructuras BIM?

Con BIM el ahorro de los costos y el tiempo se logra desde la fase conceptual y de proyecto al poder visualizar rápidamente las ideas y tomar decisiones, disminuyendo la duración de las tareas. En la fase de ejecución de las obras, la Construcción Conectada permite crear, modificar y gestionar la documentación según el avance, solicitar revisiones, compartir datos, trabajar integradamente sin importar las especialidades y al mismo tiempo visualizar tridimensionalmente el proyecto.

La problemática actual es preocupante, pero las soluciones están a la mano de las instituciones y empresas para aliviar los efectos negativos sobre el sector AEC. Aplicar las propuestas mencionadas anteriormente desde la digitalización ayudará a mitigar los efectos negativos y acelerar el proceso para llegar a un equilibrio entre la calidad de la dotación de infraestructuras y la capacidad técnica de los países para dar la respuesta adecuada.