Los expertos prevén que durante las tres próximas décadas, es decir, hasta el año 2050 el crecimiento de las zonas urbanas, tanto en extensión como en población, será espectacular. Al final de este ciclo expansionista se calcula que unos 7.000 millones de personas, aproximadamente un 70% de la población mundial, vivirá en zonas metropolitanas.

Media de viviendas construidas en residencias multifamiliares por día (2018 – 2050)

Esta migración y crecimiento de las zonas urbanas requiere de la construcción de infraestructuras de todo tipo: vías de ferrocarril, carreteras y autopistas, aeropuertos, redes eléctricas, canalización de agua y alcantarillado, etc. Sin una adecuada red de transporte y de servicios no es posible un crecimiento urbano ordenado, que ofrezca calidad de vida a sus numerosos habitantes y que permita un desarrollo sostenible y respetuoso con el medio ambiente.

¿Cuántas infraestructuras serán necesarias? Las cifras hablan por sí solas…

Se calcula que el crecimiento de las zonas urbanas en todo el mundo hasta el año 2050 hará necesaria la construcción de una media diaria en todo el mundo de 153 km de ferrocarril, 60 aeropuertos y 3.169 km de carreteras y autopistas, para permitir la movilidad de personas y mercancías entre las distintas zonas metropolitanas.

Construcción media diaria internacional de nuevas carreteras y autopistas

En cuanto a servicios, será imprescindible la creación diaria de 17.436 km de red eléctrica y 32.034 km de agua y alcantarillado. Obviamente, el crecimiento no será homogéneo en todo el mundo, ya que se prevé que la mayor parte de estas infraestructuras se ubicarán en China e India, debido a que en estos enormes países el éxodo urbano de las zonas rurales hacia las ciudades será mucho más acusado.

Además, al tratarse de países con muchas regiones todavía en vías de desarrollo y con infraestructuras hoy en día limitadas e insuficientes, será imprescindible la ampliación y creación de nuevos sistemas de suministros de agua, alcantarillado y electricidad.

Cifras y datos que dejan entrever las magníficas oportunidades de negocio, crecimiento y aumento de la rentabilidad que se le abren al sector de la construcción (AEC) en los próximos años.

El gran reto para el sector AEC: desarrollo de entornos urbanos con criterios de sostenibilidad

El sector de la Arquitectura, Ingeniería y Construcción (AEC) no puede permanecer ajeno al hecho de que la construcción de este volumen ingente de infraestructuras puede agravar todavía más la situación de emergencia climática y medio ambiental que vive el planeta desde hace ya varias décadas: calentamiento global, efecto invernadero, agotamiento de los recursos….

Por este motivo, los sectores implicados en la construcción no tienen que plantearse únicamente el gran número de infraestructuras a construir en un intervalo relativamente corto de tiempo, sino también cómo hacerlo.

Las líneas maestras de actuación han de ser: dar un mayor protagonismo a las energías renovables en el suministro eléctrico, aumentando para ello el desarrollo y el número de instalaciones solares y eólicas, así como también utilizar materiales que sean respetuosos con el medio ambiente y, en la medida de lo posible, biodegradables.

Esta construcción de infraestructuras basadas en parámetros de sostenibilidad ha de regirse también por criterios de rentabilidad. Para ello, los arquitectos e ingenieros deben potenciar la eficiencia y la productividad con herramientas y técnicas avanzadas: BIM (Building Information Modeling), construcción modular, diseño generativo y robótica.

A modo de conclusión, el sector de la construcción tiene que redoblar esfuerzos en el futuro más próximo para ser capaz de construir las infraestructuras adecuadas con criterios de planificación urbanística inteligente, tecnología avanzada y un alto compromiso con la sostenibilidad, el medio ambiente y el desarrollo sostenible.

Productos relacionados