Observar una imagen nocturna de la Tierra significa ver una constelación de manchas, puntos y líneas iluminados que resaltan la huella del entorno construido producido por la humanidad. Según las estadísticas, esta red de zonas urbanizadas no parará de crecer, desde las grandes ciudades hasta las poblaciones menores, así como toda la infraestructura requerida para conectarlas y dotarlas de servicios.

Se estima que el crecimiento de la población urbana pasará de un 55% a un 66% entre la actualidad y el año 2050, implicando un aumento del 11% en apenas 30 años. Es decir, 700.000 de cada 1.000.000 de personas residirán en las ciudades.

¿Están las urbes preparadas para este crecimiento?

En las zonas urbanizadas residen actualmente 3.500 millones de personas, a mediados de siglo se duplicará la cantidad de habitantes implicando la necesaria transformación del entorno construido mediante la edificación de viviendas; infraestructuras viales y para los servicios básicos como electricidad, agua, gas, telecomunicaciones, desechos; entre otros. Todo esto sumado a los requerimientos en metros cuadrados para áreas verdes, equipamientos, comercios, industrias y oficinas.

Sobre las ciudades existe un presión constante y cada vez más fuerte por adaptarse y recibir inversiones tanto públicas como privadas, entre las que destaca la necesidad de nuevos conectores viales. En España la Red de Carreteras del Estado aumentó entre el año 2000 y la actualidad en 2.300kms, para contar actualmente con 26.404kms totales de los cuales 11.535kms son autopistas o autovías. La tendencia al crecimiento urbano se mantendrá, estando en las disciplinas del urbanismo, la arquitectura y la ingeniería el mayor reto.

Un nuevo urbanismo

Los profesionales responsables del diseño, la construcción y la gestión de las ciudades deben adoptar las tecnologías más avanzadas para aplicarlas en los proyectos que sustentan la expansión urbana. El mejor comienzo es asumir las estrategias de trabajo más eficientes, siendo el Modelado de Información para la Construcción (BIM) la mejor herramienta, que no permite solamente elaborar los proyectos y coordinar su construcción, si no también su gestión futura.

El proceso de digitalización a gran escala de las ciudades ya es visible en muchos aspectos, pero está en una fase todavía primitiva. En los próximos años esto va a cambiar: las carreteras se llenarán de coches autónomos y eléctricos; los sistemas de transporte serán cada vez más diversos e integrados en redes digitales; las entregas de paquetería se harán con vehículos aéreos no tripulados y los medios de producción se transforman con la impresión 3d, la manufactura por adición, la inteligencia artificial y una novedosa materialidad más ecológica y versátil.

El momento de la transformación de los modos de vida dentro de las ciudades ya ha comenzado, por lo tanto es necesario asumir estos cambios migrando también de los métodos de trabajo tradicionales a las nuevas tecnologías para la elaboración y ejecución de proyectos, que ayudarán en el aumento de la productividad y la disminución en el impacto ambiental por el uso de menos recursos físicos e intangibles.

Productos relacionados