En la costa nororiental de Japón existe un cinturón de ciudades que han crecido en relación al mar, siendo la pesca su principal medio de sustento. En el año 2011 este sector sufrió un tsunami que generó olas de 40,5 metros, producto de un seísmo de 9,1 Mw, ocasionando una tragedia en la que fallecieron 15.893 personas y se destruyeron completamente 45.700 edificaciones. Una de las regiones más golpeadas fue Iwate, en la que se encuentra la villa de Yamada, un poblado en el que desapareció todo su frente costero, dejando a gran parte de sus 18.000 residentes sin viviendas.

 

Imagen de Cti-Engineering-Obayashi

Una nueva oportunidad

Las instituciones contrataron aceleradamente un plan urbano que debía ejecutarse en poco tiempo. Las etapas de conceptualización, participación y construcción requerían de empresas que asumieran un proyecto de 330 millones de euros, con tiempos de entrega justos y con obras de calidad. Dos compañías japonesas: CTI Engineering y Obayashi Corp. fueron las encargadas de llevar adelante el plan, mientras que la coordinación con la comunidad la realizó la institución semipública Urban Renaissance Agency.

El proyecto consiste en dos nuevas áreas de uso mixto que se emplazaron a ambos lados de la vertiente de Yamada. El trabajo sobre la topografía del lugar permitió definir una altitud que los protegiera de futuros tsunamis, esto implicó la construcción de terrazas donde situar las nuevas calles, edificaciones y la infraestructura para servicios. Se crearon simulaciones con las que se presentó el proyecto a la comunidad, se revisaron variables como la conectividad, además de pruebas para lograr la mejor insolación y ventilación de los solares.

El proyecto urbano de Yamada, 7 años después del tsunami / Imágenes de Google Earth

La regeneración urbana desde la tecnología

Programas con la tecnología Building Information Modeling (BIM) facilitaron el cumplimiento de las metas. El proyecto se logró en 6 meses a diferencia de los 8 estimados, esto debido a la disminución de las reuniones entre la comunidad y los especialistas por la práctica visualización de los avances.

El levantamiento del terreno se realizó mediante el uso de drones, se capturaron aerofotogrametrías que se transformaron en mallas dentro del software Infraworks de Autodesk. Esta evolución en la elaboración del estudio topográfico significó una reducción de dos días en la ejecución de la actividad y un 25% en la contratación de trabajadores, simplificando las labores de campo con la realidad aumentada (AR) y disminuyendo un 50% los trabajos para las nivelaciones. Se tomaron en cuenta aspectos ambientales, la utilización de cintas transportadoras para la tierra, diseñadas en el programa Civil 3D, sustituyeron el uso de camiones, limitando el impacto sobre los terrenos y las vías aledañas.

Las imágenes satelitales muestran que la obra ha tenido grandes avances, ya los trazados están ejecutados y el ala sur habitada. Hasta el momento en la ejecución de la obra se ha ahorrado un 15% sobre los costos de construcción originales, siendo esto en gran medida por la utilización de programas digitales que han permitido optimizar los recursos humanos, físicos, monetarios y el tiempo.

La villa de Yamada tiene una nueva oportunidad, el diseño urbano y los avances tecnológicos en la construcción han permitido su reencuentro con el mar.

Productos relacionados