La transformación digital incorpora la simulación como herramienta formativa

Las empresas están en una constante búsqueda por innovar en los procesos de capacitación de sus equipos humanos. La Realidad Virtual es una herramienta ideal en la transformación digital de las formaciones, un proceso que se ha visto acelerado por la pandemia del año 2020.

Previo a la situación actual originada por el COVID-19 se estimaba que 23,5 millones de puestos de trabajo en el año 2030 emplearían RV y RA en su día a día (Fuente PwC), contando además con un crecimiento anual de 45,7% de implementación, llegando hasta los 24.500 millones de dólares en ingresos en 2024 (Fuente ABI Research).

Los datos demuestran la tendencia en el aumento del uso de la RV dentro de las empresas, previéndose una aceleración por el auge del teletrabajo, lo que ocasiona que las actividades formativas se realicen digitalmente.

La Realidad Virtual se abre paso en las formaciones laborales

Un abanico de aplicaciones para la Realidad Virtual en la transformación digital de las empresas

La aplicaciones de la RV van desde la enseñanza de procesos técnicos hasta la puesta en práctica de habilidades sociales, por lo tanto su adopción no se limita a sectores como la tecnología o la construcción. Renombradas y diversas marcas como 3M, Windover, Avangrid, Accenture o importantes museos las emplean en diversas áreas con gran éxito.

Algunos ejemplos de su utilización en el área formativa son:

3M

Avangrid

Windover

Accenture

Museo Reina Sofía

Simulan procesos de soldadura y protección contra caídas Formación remota de los técnicos de mantenimiento de turbinas eólicas Utiliza RA para instalar estructuras metálicas prefabricadas Enseña técnicas de contratación en base a casos simulados Enseña sobre las obras expuestas empleando tanto RV como RA 


Las áreas de mayor crecimiento son: financiera, infraestructura, manufactura, el sector público y la medicina
. Todas con incrementos superiores al 100% en comparación al año anterior. El boom de estas tecnologías también se ha ocasionado por la popularización y la mejora en las prestaciones de las gafas virtuales, así como en el seguimiento de manos, el audio y las imágenes, generando una experiencia inmersiva hiperrealista sin requerir una millonaria inversión.

El auge ha implicado que empresas emergentes se dediquen a ofrecer soluciones para clientes corporativos, descubriendo posibilidades hasta ahora desconocidas para la RV. En palabras de Scott Likens (Emerging Technology Leader en PwC): “Ahora, existen plataformas que están enfocadas a la empresa, donde es posible colaborar con videos, pizarras virtuales y sesiones de trabajo”, produciendo un escenario digital más seguro y donde el empleado puede equivocarse sin miedo a ser cuestionado.

La Realidad Virtual se abre paso en las formaciones laborales

Plataforma de RV Glue, crea espacios de reuniones
virtuales personalizables. Cortesía de Glue

La transformación digital con VR en la construcción y la manufactura 

La Realidad Virtual se ha abierto camino dentro de la ingeniería y la construcción. Inicialmente fue asumida por la arquitectura como medio para la involucrar a los clientes en los proyectos y hacer recorridos realistas.

Pero una nueva etapa en su utilización ha comenzado. Un buen ejemplo es la experiencia de Buro Happold, una consultora de ingeniería con 25 locaciones a nivel mundial. Proyectos como el impresionante Aeropuerto Jewel Changi en Singapur o el Museo del Louvre en Abu Dhabi están en su portafolio.

Utilizando BIM 360 a través del software InsiteVR, han podido relacionar un recorrido virtual a través de los proyectos en diferentes fases (diseño, coordinación o construcción) con la información digital de los modelos BIM. “Como consultor global que adopta la colaboración entre oficinas, me emociona que nuestro equipo pueda caminar juntos por un edificio mientras se encuentran en diferentes partes del mundo”, dice Paul McGilly, Director Asociado de la firma en Nueva York.

La transformación digital es un proceso que se ha visto acelerado por los acontecimientos ocurridos en el año 2020. Los efectos sobre las dinámicas formativas y de trabajo son ya visibles, pero sin duda es un cambio que apenas comienza y al que se debe estar atento para asumir sus impactos positivos.

Productos relacionados